Tarta Selva Negra!!

Fecha - mayo 9, 2016 / Autor - susaperello / Categoria - Adicción al chocolate!!, Consejos, Manual, Recetas, Tartas

  • 20160204_134340
  • 20160204_135446
  • 20160204_140325
  • 20160204_142317
  • 20160204_142538
  • 20160204_142705
  • 20160204_151452
  • 20160205_111628
  • 20160205_112508
  • 20160205_112617
  • 20160205_113718
  • 20160205_113833
  • 20160205_113838
  • 20160205_114319
  • 20160205_114619
  • 20160205_114737
  • 20160205_114745

Hola a todos, nuevamente aquí estoy y bueno, después de un periodo casi de cuarentena en casa porque, no veáis la de virus que nos han visitado este invierno…..si se le puede llamar invierno a lo que hemos tenido por estos lares, porque lo que se dice, frío, frío, es que no ha hecho y claro, según palabras de la pediatra de mis niñas, si no hace frío, las bacterias y los virus no se mueren, al contrario se van de fiesta y en mi casa concretamente se puede decir que lo que han hecho es la ruta del bakalao.

Así que hoy por fin, y con un poco la fuerzas recuperadas y esas ganas incansables siempre de contaros mis avances reposteros, aquí estamos, al pie del cañón para relataros lo que ha venido siendo esta tartita Selva Negra, clásico entre los clásicos.  Un encarguito que me encomendaron y aventura a la que me lance sin pensarlo dos veces.

Yo me imagino que allá por el siglo XVI, en aquellas inóspitas tierras germanas y un poco casados ya, de tanta hidromiel, algún erudito destilero de la zona debió de pensar ….. Por que no crear un delicioso y nuevo brebaje proveniente de las cerezas, fruto que cultivaban y tenían en  abundancia?? ……Es así como después de bastantes pruebas y  resaquillas varias, nacería el kirsch, ese licor acerezado que hace las delicias de quien lo prueba y goza de un destacado lugar de honor entre los preciados líquidos de los cócteleros de vanguardia…..

Pues bien, con este licor, unas cuantas cerecitas y algunos ingredientes mas que citare a continuación, podréis crear en versión casera, esta delicia pastelera que, si tenéis cerca algún evento o  habéis comenzado con la operación bikini, mejor dejarla para Septiembre porque esta tan buena, que si empiezas ya no puedes parar hasta que te la terminas y bueno como  dice el dicho…..”después del gusto…..viene el disgusto”   avisados quedáis jajajajaja…..

Por lo pronto, me meto  de lleno en la receta y comenzamos como no, con  los ingredientes para elaborar un bizcocho clásico de chocolate, estas son las cantidades para una tarta de unas 12 – 15 raciones:

1ooml de aceite suave de oliva, 225g de azucar blanco, 200g de harina normal, 3 chucharaditas de levadura química, 3 huevos L, 40g de cacao en polvo sin azúcar, 120 ml de leche entera y       una cucharadita de esencia de vainilla.

Como siempre, pre-calentamos el horno a 180 grados arriba y abajo y nos ponemos con la elaboración de la masa, primero el aceite con el azúcar, después los huevos, uno a uno, la harina tamizada junto con la levadura, el cacao(también tamizado) y por ultimo la leche y la vainilla, una vez tengamos una masa homogénea, pasaremos a preparar un molde para tartas, en este caso yo suelo utilizar uno de 18 cm de diámetro con la bandeja inferior extraible, creedme que este tipo de moldes es mucho mas fácil de manejar que los que son todos de una pieza, al menos a mi me funcionan mucho mejor.

Para preparar este molde debemos asegurarnos de que reuna todas las condiciones para que después desmoldemos sin problemas, en mi caso, tras haber probado varios métodos, spray desmoldante incluido, me quedo con el sistema de mi abuela, el de toda la vida, una fina capa de mantequilla por toda la pared y harina espolvoreada hasta crear una especie de película blanquecina por todas partes, para el fondo, la cosa no podía ser mas sencilla, simplemente recortaremos un circulo de papel apto para horno del mismo diámetro que la base del molde y lo introduciremos en el fondo, os aseguro que así resulta muy fácil sacar el bizco.  Ahora vertemos la masa en el molde y damos unos golpecitos sobre la encimera para liberar cuantas mas burbujas de aire mejor. Una vez en el horno, partimos inicialmente de unos 40 minutos, pasado este tiempo, pincharemos con un palillo y si sale limpio es que esta, si no,  lo dejaremos hasta que suceda, en mi caso, el bizcocho se horneo por completo a los 55 minutos!!!! Pasado el tiempo de cocción retiramos y dejamos enfriar OJO OJO OJO!! HASTA SU TOTALIDAD!!!  dentro del molde….Hago mucho incapié en esto sobre todo, por si os gusta que el bizcocho salga entero……….

          

Una vez frío, desmoldamos y con la ayuda de una lira lo iremos cortando a capas, el grosor dependerá de la altura que haya cogido el bizcocho, de lo que se trata es de intentar que todas las capas guarden una proporción. Una vez cortadas, aquí viene un truqui, antes de hacer nada mas, volved a montar el bizcocho y anivelad bien las capas, cuando creáis que os gusta como queda, marcad un punto de referencia en cada capa con la ayuda de unos palillos y así a la hora de montar la tarta os quedara con la forma igualadita que queréis vosotros.

Bien, llegados a este punto, nos ponemos con el almibar de licor de cerezas con el que poder napar a base de bien todas las capas del bizcocho.  Lo ideal es elaborarlo el día de antes y guardarlo en un tarro en la nevera, así a la hora de utilizarlo, no solo esta a la temperatura idónea si no que ademas el almibar tiene cuerpo y solera.  Los ingredientes y cantidades para el almibar son:

100ml de agua, 100g de azúcar blanco y 50g de kirsh                               

Para elaborar el almibar tenemos dos caminos posibles y esos caminos dependerán si tenéis niños en casa o no.  Si la tarta es solo para adultos, escogeremos el camino A, es decir, pondremos en un cazo el agua y el azúcar a la vez, calentaremos y en el momento que rompa a hervir retiraremos del fuego y añadiremos el licor.   Si en casa hay peques y queréis que prueben este manjar, escogeremos el camino B, es decir que añadiremos el azúcar y el agua nuevamente a la vez, esperaremos que rompa a hervir y en ese momento añadiremos el licor. Lo mantendremos en fuego medio alto durante un minuto y medio mas, tiempo suficiente para que se haya evaporado todo el alcohol pero conservando el aroma a licor de cerezas.  Este si es un almibar apto para peques.

El ultimo paso antes de ponernos con el montaje sera montar nata con la que rellenaremos nuestra tarta. Para este tamaño de tarta la cantidad oscila entre 500 y 750ml, dependiendo de si la queréis mas rellena o menos, la cantidad de azúcar serán dos cucharadas soperas por cada 200 ml de nata, también por supuesto cantidad totalmente variable según el grado de dulzor que le guste a cada cual.  Para montar la nata, ya sabéis, unas pequeñas matizaciones, la nata tiene que ser especifica de montar, tiene que estar bien fría y el accesorio de montar son la varillas en caso de mini robot de mano y rosetón si lo hacéis en maquina grande. La consistencia de la nata tiene que llegar a un punto bastante compacto para que al montar las capas del bizcocho aguante la forma y  no se nos venga abajo. En la imagen os muestro mas o menos la consistencia optima para esta tarta.

Y ahora si que si, vamos con el montaje de nuestra Selva negra, primero pondremos una capa de bizcocho, la empaparemos bien con el almibar y seguidamente agregaremos una capa de nata.  El sistema que utilizo para que la cantidad de nata sea homogénea en toda la superficie es una manga pastelera y una boquilla y con ellas dibujo una espiral de dentro hacia fuera consiguiendo la misma cantidad por igual y una estética muy chula.

Ahora añadimos por toda la superficie unas cuantas cerezas troceadas, ya que si no, no podríamos decir que se trata de una selva negra, para la ocasión y como os comentaba al principio he utilizado un bote de cerezas en almibar escurridas primero y maceradas después en nuestro almibar desde la noche anterior para que cojan saborcito.  Este es un recurso económico y casero que no tiene mucha complicación, si por el contrario queréis que la tarta sea lo mas exacta a la receta original, adelante haceros con un buen puñado de cerezas originales que son las negras……las partimos en dos sin el hueso, las maceramos y con ellas conseguiréis una tarta nivel “sen-sei”……..

      

Repetimos la operación en la capa intermedia, almibarar….capa de nata….cerezas…..

La capa superior del bizcocho hemos de emborracharla por la parte de arriba, al contrario de las otras dos y ahora cubrimos toda la tarta con una fina capa de nata.  El efecto a conseguir es este que os muestro y en el que se tiene que ver si o si el bizcocho, así crearemos una “naked cake” que tan de moda se ha puesto y que en su faceta mas estricta ni tan siquiera lleva algo de crema en los laterales, van totalmente descubiertos.   Yo en cambio si decidí ponerle un poquito porque me gusta esa semi-visión del bizcocho y ademas me encanta personalizar mis tartas.

Ahora, en la parte superior de la tarta y ya que nos hemos hecho valer de una manga pastelera, aprovechémonos un poco mas de ella y hagamos unos pequeños rosetoncitos que coronaremos con algunas cerecitas mas.  También rallaremos un poco de chocolate negro sin azúcar y decoraremos con el, toda la parte superior de la tarta al mas puro estilo Schwarzwälder Kirschtorte .         Como ultima recomendación, deciros que esta tarta esta muchísimo mas rica si esta un par de horitas en el frigo antes de degustarla y eso si,una vez la saquéis, hacerle todas las fotos pertinentes y necesarias porque el camino a la mesa del salón es de no retorno….Esta espectacularmente buena.

 

Animaros también de vez en cuando con recetas tradicionales, son fáciles de hacer y de reconocimiento mundial, un valor añadido que ya tenéis antes de llegar a la mesa, jeje,…..Con un par de cupcakes… podéis con esto y mucho mas!!!!

P.D:  Recordad también que siempre podéis optar por un estilo mas innovador y muy de moda últimamente y que son las versiones VASITO!!! Una forma diferente y resultona con la que de seguro amenizareis cualquier velada…….

Ciao Reposter@s!!

Comentarios 2 comentarios en esta entrada

mayo 9, 2016 a las 2:42 pm / Diego / Escribio:

Hola!!, ¿tienes algún truco para que la nata no se desmonte con el paso de las horas?, porque a mi siempre se me monta bien pero luego al par de horas pierde consistencia. Voy a intentar hacer esta tarta pero sin gluten. Un saludo

mayo 10, 2016 a las 1:02 pm / susaperello / Escribio:

Hola Diego, un truco infalible para que no se desmonte, es añadir un par de cucharadas soperas de queso mascarpone a la nata cuando este casi montada. Esto hará que la nata coja cuerpo sin que varíe el sabor. Espero que te sirva este consejo y ya me dirás como te sale esa tarta sin gluten. Gracias por seguirme, un saludo.

Manda un mensaje