Piru-Galletas!

Fecha - abril 3, 2014 / Autor - susaperello / Categoria - Galletas

  • 2014-03-18 17.04.07
  • 2014-03-18 11.17.11
  • 2014-03-18 11.34.00
  • 2014-03-18 11.43.52
  • 2014-03-18 11.55.50
  • 2014-03-18 11.57.41
  • 2014-03-18 14.47.55
  • 2014-03-18 14.48.23
  • 2014-03-18 17.04.28
  • 2014-03-18 17.07.32
  • 2014-03-18 17.17.18

Después de estar unos cuantos días,  hablando sobre cupcakes y recalcando una vez mas,  que esa es mi verdadera pasión, he decidido hoy dar un respiro al personal, y aunque vamos a repostear igualmente al menos hoy,  os traigo algo igual de rico pero diferente.

La verdad es que cuando empece con esto de la repostería sobre todo con los cupcakes, pensé, solo voy a hacer de esto, solo, solo, pero que vaaaaa, este tipo de adicción crea enseguida ramificaciones que te hacen querer explorar otros mundos.

Y cuando intercambias opiniones con otras personas que comparten la misma afición, todo el mundo coincide.   El siguiente paso son las GALLETAS.

Y es que este es otro de esos campos en los que los limites los pones tú y están TAN BUENAS!!!  Que cuando les coges el truquillo solo quieres hacer…..y hacer…..y requete hacer….y así todo el rato……

Para mi, en el mundo galleta,  si tengo que ser sincera, hasta ahora lo que más se me resistía  era el tiempo de horneado, y es que el horno…..Ese eterno “enemigo-aliado” que lo mismo te da un disgusto que una alegría, es un tema a tratar pero que muy seriamente.   He leído en muchas ocasiones que la clave  del horneado perfecto es, ademas de marcar en tu temporizador el tiempo exacto, fijarte en los bordes de la galleta y cuando estos estén dorados es que la galleta esta.  A este consejo yo ademas añadiría, ¡ y coge una silla, pégate a la ventana del horno a mirarlas sin pestañear hasta que estén!  porque esa es otra, ni se os ocurra poner unas galletas en el horno y marcharos por la casa pensando, mira voy a arreglar este armario mientras se hornean, porque feliz…feliz estarás doblando tus camisetillas y alineando tus perchas hasta que de repente te venga un aroma dulzón pero con un toque a requemadillo  que justo te haga decir aquello de…..DIOS MIO!!!!  LAS GALLETAS!!!!….Bueno, volviendo al presente,  vamos con estas Piru-galletas que os traigo y que causaron furor entre grandes y pequeños.

Este tipo de galletas  son muy sencillitas de hacer y  crean un efecto retro que da mucho juego.   En cuanto a la masa de galletas os digo lo mismo siempre, escoged vuestra masa favorita, esa que ya habéis probado y que sabéis que funciona,  por mi parte esta vez os muestro los ingredientes que utilice con estas cantidades:

125g de matequilla sin sal y blandita,  250 g de harina tamizada, 110 azucar glass tamizado, 1 huevo M o L y una cucharadita de esencia de vainilla (incolora).

El paso a paso veis que es bien facilín, una vez que tengamos la masa bien compacta y sin pegarse en ningún sitio, la dividiremos en dos y teñiremos cada bola del color deseado, procurando que los colores elegidos tengan un contraste claro.  Mi consejo:  el tono a conseguir en la masa cruda ha de ser un poco mas subido al color que deseáis que quede, ya que cuando entren en el horno se van a aclarar y quedaran justo como las queríais.

Pues bien, después de teñidas las masas (acordaros del tema colorante, poquito a poco, poquito a poco que si no, la liáis) las estiramos con un rodillo hasta el grosor deseado, mi medida para estas galletas fue con dos lapices de colores, de esos de alpino de toda la vida, ( que le “churimangué” a mi hija la mayor…..ssssshhhhh que no se entere) después, superponemos las masas con cuidado y recortamos los bordes para que queden iguales ambos rectángulos.  Ahora con mucho cuidado haremos un rollito intentando que las masas queden compactas pero sin apretar demasiado para que no se deforme el rollo.

Y una vez llegados aquí….QUIETO PARAO TODO EL MUNDO!!!!!

Hemos de refrigerar la masa, al menos un par de horas para que endurezca si no, no habrá Dios que pueda cortar aquello y que ademas mantenga la forma que queremos.

Pasado este tiempo, sacamos el rollo de la nevera y es en este momento cuando viene lo mas divertido…..A cortar espirales! Otra recomendación es que las cortes con un cuchillo de filo liso, y como el rollo esta duro, se deslizara fácilmente sin que se deforme, los cuchillos de sierra no te los aconsejo para nada, salvo que le quieras añadir una decoración  extra de estrías en ambas caras.

Colocamos nuestras espirales (que según las cortes te irán pareciendo monísimas) en nuestra bandeja de horno y les vamos introduciendo los palitos correspondientes para que parezcan piruletas, otras las puedes dejar sin palo y así quedaran como unas pastitas de té supergraciosas, eso si, recuerda que hay que dejar un espacio prudencial entre galleta y galleta ya que en el horno van a crecer un poco bastante y llegados aquí, para que correr riesgos de que se nos peguen…..

Marcamos nuestro tiempo en el reloj,( en mi caso partí de 15 minutos) introducimos la bandeja en el horno previamente pre-calentado a 180 grados arriba y abajo y nos disponemos a coger una silla  para pegarnos al horno hasta que estén, tranquilos, os pilláis el móvil o la tablet y veréis que pronto pasa el cuarto de hora, mas los siete minutos extra que esperé yo de mas para que terminaran realmente de hacerse, y esto ya sabéis que va en función de los hornos, según el que tengas, tendrás que esperar tiempo extra o no.

Por último las sacamos del horno y sin tocar de la bandeja ni nada, porque ademas de quemar están blanditas, las dejamos enfriar por completo.

La decoración corre por vuestra cuenta y riesgo, yo os enseño las ideas varías que se me ocurrieron pensando en si se las comen mis pequeñas princesas o si vienen tus tías “Gertru y Dolo” del pueblo a hacerte una visita.  Las tenemos para todos los gustos y colores!!!

Anímate a hacerlas, a comerlas….y a disfrutarlas….CON UN PAR DE CUPCAKES! lo conseguirás!!!

Ciao reposter@s!!!

Comentarios 0 comentarios en esta entrada

Manda un mensaje